tipos de yoga

Tipos de yoga, ¿cuál elijo?

No es necesario que te ciñas a un estilo de yoga en concreto, ya que independientemente del estilo de yoga que practiques, las posturas son siempre las mismas. Lo que cambia es la dinámica de la práctica. Por ello te recomendamos que comiences por analizar qué es lo que tu cuerpo y cuáles son tus necesidades y, a partir de ahí, elegir el tipo de yoga que mejor se adapte a ti o, si no, buscar clases y ejercicios online para un fin  en concreto: estiramientos del cuerpo, quemar calorías, aliviar la fatiga, calmar la ansiedad y el estrés, etc.

No obstante vamos a intentar explicar y categorizar los diferentes tipos de yoga de la manera más sencilla y clara. Existen 5 grandes tipos de yoga:

  • Hatha yoga o Yoga Físico
  • Raja Yoga, o Yoga mental
  • Karma Yoga, o Yoga de la acción
  • Bhakti Yoga, o Yoga de la devoción
  • Gñana Yoga, o Yoga del conocimiento

La mayoría de los tipos de yoga que existen se pueden clasificar dentro del Hatha Yoga y el Raja Yoga o yoga mental. Ambos buscan despertar la energía interior del individuo (llamada Kundalini), pero mientras que el Raja Yoga lo hace a través del exclusivo control de la mente, el Hatha yoga lo hace a través el previo control y dominación del cuerpo, para posteriormente dominar la mente.
Hatha Yoga: en sánscrito, es la palabra que se usa para nombrar todas las prácticas físicas del yoga, pero en el mundo occidental se refiere a una clase más suave y accesible, siendo una de las prácticas más comunes y populares. Abarca un amplio número de posturas y métodos de purificación, mantras y meditación. Se suele trabajar el equilibrio a través de diferentes posturas o asanas.

Raja Yoga: literalmente significa “yoga de los reyes”. Implica que la mente, el rey, se encuentra por encima del resto del cuerpo. Es considerado una de las seis doctrinas del hinduismo y dentro de ésta gran categoría podemos encontrar los siguientes tipos de yoga: astanga yoga, el Kundalini, el Kriya, el mantra o el dhyana.

Está centrado en la meditación y, como mencionábamos anteriormente, busca despertar la energía interior de cada uno, desviando la atención de la mente hacia el interior evitando así los pensamientos exteriores.

Kundalini Yoga: Es el tipo de yoga más importante dentro del Raja Yoga y es conocido como el yoga de la energía. Es un estilo de yoga muy espiritual y devocional, y en muchas ocasiones incluye cantos, mantras, velas e incienso. Combina la práctica de diferentes posturas o asanas que, en combinación con ejercicios de pranayama (respiración), cierres energéticos (bandhas), mantras (sonidos místicos) y mudras (gestos psíquicos), busca abrir y equilibrar los 7 chakras para prevenir y sanar dolencias físicas y emocionales.  Es excelente en casos de ansiedad, depresión, desequilibrios emocionales, vacío existencial.

Dentro del Kundalini se puede destacar el Kriya Yoga.

Kriya Yoga: se trata de un sistema de meditación. Lo que diferencia al Kriya Yoga del resto de los sistemas de meditación es que busca permanecer consciente, sin importar a dónde se dirija la atención. No se trata de un intento de controlar la mente.

Yoga Iyengar: es uno de los tipos de yoga físicos más conocidos y populares en occidente. Su creador fue B.K.S. Iyengar. Es el estilo de yoga más preciso, ya que las asanas o posturas se enseñan desde el perfecto alineamiento del cuerpo y se mantienen así durante varias respiraciones. Hay que estar muy concentrado para cuidar la técnica lo máximo posible pero, también, intenta abstraerse del entorno a través del control de los sentidos. Debido a esa búsqueda de la perfección técnica, es muy normal que el Yoga Iyengar se valga de muchos accesorios del yoga como cinturones, bloques, etc.

Si tienes una lesión o enfermedad crónica, Iyengar es probablemente la mejor opción para asegurarte que obtendrás la instrucción que necesitas.

Vinyasa Yoga: también es llamado yoga Flow y ahora entenderéis porqué. Es una forma de yoga que sigue una serie particular de posturas (asanas) que se suceden de forma dinámica compaginándolas con la respiración. El objetivo es crear un patrón específico o un flujo suave. Aunque la intensidad puede cambiar de clase a clase, al combinarlo con una adecuada respiración, tiene un efecto de relajación profunda en la mayoría de la gente.

Ashtanga Vinyasa o Yoga de los Guerreros: es el tipo de yoga más intenso y está recomendada para todos aquellos que desean o ya tienen una buena condición física. En éste tipo de yoga también se realizan posturas o asanas que se suceden de manera dinámica combinándolas correctamente con la respiración. Es ideal para aquellos que, para relajarse, buscan una práctica demandante, intensa y profundamente purificadora y desintoxicante.

Bikram Yoga o Hot Yoga: es una variante muy intensa y específica del yoga y tiene una serie de requisitos: debe ser practicado en uno de sus centros oficiales en una sala a 40º, con un 40% de humedad y las clases duran 90 minutos. Todas las clases son exactamente iguales y consisten en la práctica de 26 posturas y dos ejercicios de respiración. La idea es calentar a musculatura para lograr una mayor flexibildiad y desintoxicar el cuerpo a través del sudor.

Para asegurarse de que el Brikam yoga Fuera siempre así,su creador lo patentó y no permite que nadie que no posea el título oficial pueda enseñar ésta disciplina. Ésta modalidad se suele incluir dentro del grupo de yoga “ambientales”, donde también se encuentran el Aeroyoga, el Acroyoga y el yoga acuático.
Bikram Yoga es perfecto para todos aquellos que poseen buena condición física y buscan tener flexibilidad y fuerza además de desintoxicarse.

Yoga Nidra: también llamado yoga del sueño, trata de llegar a una relajación consciente a través de asanas o posturas que te ayudarán a dormir mejor y más rápido. Se trata, por tanto, de una técnica de meditación y relajación profunda desarrollada por Swami Satyananda Saraswati. El estado de relajación se alcanza cuando la consciencia se separa de la experiencia exterior (órganos sensoriales) y del sueño, entonces la mente se relaja sacando todo su poder.

Así que es ideal si tienes algún trastorno del sueño.

Sivananda: Pertenece al Hatha Yoga y está basado en las enseñanzas del maestro Swami Sivananda Saraswati. Contempla el yoga como toda una filosofía de vida para la salud, el equilibrio interior y el despertar místico y emocional.

Su práctica exalta los beneficios de la relajación y la respiración correctamente realizada, así como la de seguir una dieta vegetariana.
Todas las clases comienzan con la Savasana (significa Cadáver), unas prácticas de respiración, el Saludo al sol y, luego, 12 asanas básicas. La duración normal es de 90 minutos. Aunque parece que todas las clases son similares, lo cierto es que te permite bastante improvisación y adaptar las clases a tu nivel y necesidades.

Power Yoga: se ha puesto bastante de moda últimamente, pero es sin duda el que más se aleja del yoga tradicional. Tan solo usa las posturas o asanas de éste para realiza un ejercicio puramente físico. Se olvida de la parte espiritual del yoga, para centrarse exclusivamente en su parte física. Es un tipo de yoga duro y exigente, y no tienen series ni rutinas fijas, sino que las asanas se practican de manera aleatoria, a excepción del saludo al sol.

Mantra Yoga: también conocido como Yoga del Sonido, nace del Raja Yoga y usa el poder del sonido como elemento purificador de la mente y el cuerpo. El sonido, comúnmente llamado mantra, puede tratarse tanto de sílabas como de frases completas e incluso párrafos. El sonido correctamente emitido y con las vibraciones adecuadas, se conecta con las vibraciones mentales, repartiendo la energía por todo el cuerpo de manera equilibrada. Es, esa vibración, la que conduce al estado meditativo. Estas repeticiones de sonidos se pueden realizar en voz alta, en susurros, de manera interior e incluso de forma escrita.

Anusara Yoga: es una novedosa escuela de yoga que nace en 1997 de la mano de John Friend. Su filosofía tántrica parte de la base de que somos parte de la Conciencia Universal y, por tanto, perfectos. Predica el amor hacia todos los seres vivos y la compasión, porque todos somos en el fondo el mismo ser, que se manifiesta de diferentes formas. Se centra en la alineación del cuerpo, involucrando ciertos movimientos fluidos y permitiendo la utilización de elementos no convencionales como la pared, bandas o trabajo en equipo.

Yin Yoga: pertenece al Raja Yoga y sus creados a menudo lo definen como “un yoga más meditativo”. En éste yoga se dedica más tiempo de lo habitual a cada postura, unos 5 minutos de media, y trata de trabajar las capas más profundas del cuerpo, los tejidos conectivos, ligamentos, huesos y articulaciones. Estimula el flujo de energía vital, (prana) y te enseña a relajarte a nivel profundo.

Bhakti Yoga: aunque es poco conocido, lo cierto es que se trata de uno de los tipos de yoga fundamentales. Se le considera el yoga de la devoción y no incluye ningún tipo de ejericio físico ni meditación. Todas sus prácticas se caracterizan por la finalidad de adorar a la divinidad a través de cánticos, himnos, la repetición del nombre del dios como un mantra, la perenigración a los templos, el servicio desinteresado, etc.

Entonces, ¿seguro que es un tipo de yoga? Pues si, ya que yoga es unión, unión con uno mismo y con el universo. En el caso del Bhakti Yoga la busca a través de éstos medios.

Gñana Yoga: se trata de otro de los yoga tradicionales y se le conoce como Yoga del conocimiento. Se trata de unos de los tipos de yoga más difíciles y que requieren mayor fuerza de voluntad e inteligencia. Para iniciarse en éste yoga hay que haber practicado otros yoga anteriores y tener un nivel avanzado.

Karma Yoga: se trata de otro de los yoga tradicionales y es conocido como el Yoga de la acción. Su objetivo es enseñar al ser humano a actuar de manera desinteresada sin pensar nunca en el premio o la recompensa. En éste tipo de yoga se usan muchos mantras (sonidos místicos) para influir sobre el subconsciente. Lo cierto es que su nombre puede confundir ya que se trata de un yoga menos físico y más meditativo. La acción hace referencia a las intenciones que albergas en el corazón.

Rocket Yoga: es una de las nuevas modalidades de yoga que han surgido los últimos años. Es un yoga muy activo diseñado para aportarte energía y vitalidad. Está basado en el Ashtanga Yoga y está enfocado en la creación del Prana (energía) y el despertar de la energía interior a través de secuencias equilibradas, rápidas e intensas. En este tipo de yoga se practican series fijas que forman parte de una rutina semanal donde todos los días se practica algo diferente. De hecho, se anima a los estudiantes más avanzados a crear su propias rutinas y variaciones de las asanas. Es un yoga rápido, dinámico y sobretodo muy exigente a nivel físico.  

Aeroyoga: o yoga aéreo: como su propio nombre indica, se practica suspendido en el aire gracias a una tela (seda o hamaca) o con un aparato más especial llamado trapecio. Una En el aire se practican inversiones y todas las posturas del yoga tradicionales. La tela obliga a que cada postura y estiramiento se realice de manera más profunda e intensa. Es bastante divertido y muy exigente a nivel físico.

Acroyoga: aunque es un estilo bastante reciente, lo cierto es que ya tiene sus propias variaciones. Se suele trabajar por parejas e involucra el equilibrio, el trabajo en equipo, la confianza y la coordinación. Combina la parte espiritual del yoga con las posturas del yoga y la emoción de las acrobacias. Es un estilo de yoga que requiere algo de fuerza y flexibilidad y es ideal para quienes quieren expandir sus límites, desafiar los temores y establecer dentro de sus prácticas físicas el crecimiento interior que nos da la conexión con los demás.

Yoga Acuático: se trata más bien de una actividad inspirada en el yoga. Se realiza en una piscina y se practican las diferentes asanas fortaleciendo así los músculos de todo el cuerpo. Se le incluye dentro de los yoga terapéuticos ya que ayuda a aquellas personas que tienen problemas físicos o lesiones.

Yoga de la risa: Es uno de los tipos de Yoga más raros, o poco comunes. Se realiza en grupo y se espera que la risa del instructor vaya contagiando a todos los aprendices. El objetivo es que la risa funcione como terapia y ayude a sanar.

Yoga para niños: ideal para tranquilizar a los niños más inquietos y para que lo más tímidos desarrollen su autoestima. Les permite conocerse mejor a sí mismos, les enseña a cooperar y a respetarse a sí mismos, a los demás y a la naturaleza.  

Yoga para embarazadas: Ideal para que el embarazo sea lo más consciente posible y para la salud el futuro bebé.

Existen más tipos de yoga, de hecho, cada año surgen nuevos y sería imposible describirlos todos.
Contacta con nosotros para cualquier duda y sigue todas nuestras novedades en Instagram y Facebook.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
5/5

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER


Subscribe

Deja un comentario

Artículo añadido al carrito.
0 items - 0,00