Ayuno intermitente

Ayuno intermitente – Métodos y beneficios

El ayuno no es una práctica, ni muchos menos, nueva. Desde la antigüedad hasta la actualidad ha sido y es una práctica repetida por multitud de religiones y culturas.

Pero, ¿Qué es el ayuno y porqué podría traer beneficios? Ayuno es una palabra con una connotación un tanto negativa que, inmediatamente, nos hace pensar en hambre. Y el hambre la pérdida de peso es bien sabido por todos que no se llevan nada bien. Inmediatamente se nos vienen a la mente palabras como atracones, efecto yo-yo o autocontrol.  No obstante, multitud de expertos la recomienda y, cada día, hay más gente que, satisfecha con el resultado, incorpora el ayuno intermitente a su estilo de vida. Hoy, os vamos a contar por qué.

EL AYUNO INTERMITENTE:

“Intermitente” es una palabra de raíz latina que, literalmente, significa con “interrupción”. Es decir, ayuno intermitente significaría ayuno corto o ayuno a intervalos.

El ayuno intermitente funciona básicamente así: ayunas durante uno o unos intervalos de tiempo y después comes normalmente. La duración de los ayunos depende de los objetivos personales de cada uno.

Lo más importante es controlar que los periodos de ayuno y comida sean regulares en el tiempo para que el cuerpo pueda acostumbrarse al nuevo hábito y saber cuándo debe usar las reservas de energía y cuándo le toca comer.

Antes de pasar a los beneficios queremos comentar que mucha gente afirma que el ayuno intermitente no te hará pasar hambre y, además de ayudarte a bajar de peso, podrás disfrutar de la comida que te gusta sin grandes sacrificios ni restricciones.

BENEFICIOS Y VENTAJAS DEL AYUNO INTERMITENTE:

Quienes practican el ayuno intermitente afirman que ofrece no solo una pérdida de peso rápida, duradera y sin restricciones alimenticias, si no también multitud de beneficios físicos y metales. Atentos:

  1. Mejora la digestión: El ayuno intermitente le ofrece al sistema digestivo (intestino, hígado, riñones, páncreas, estomágo, etc.) la posibilidad de tomarse un descanso y relajarse a lo largo del día en lugar de estar constantemente trabajando. Este alivio permitirá a tu sistema digestivo trabajar con mayor eficacia para digerir de manera óptima y rendir al máximo.
  2. Función desintoxicante (detox): durante el ayuno le damos a nuestro cuerpo la posibilidad de purificarse mejor otorgándole el tiempo necesario para deshacerse de las sustancias tóxicas y nocivas.
  3. Efectos sobre el metabolismo: una de las críticas más extendidas hacia el ayuno intermitente es la posibilidad de que el metabolismo de ralentice. Según los expertos, el ayuno produce de hecho el efecto contrario: estimula el metabolismo y lo reactiva haciéndolo trabajar de una manera más eficiente.
  4. Ayuda con los ataques de hambre: aunque puede que al comienzo te cueste controlar las ganas de comer y pases un poco de hambre durante el ayuno, a lo largo plazo, los expertos aseguran que ayuda a reducir el hambre y a desarrollar un apetito saludable. De hecho, ayuda a aumentar la secreción de la hormona de saciedad, denominada leptina.
  5. Efectos sobre la musculatura: Los expertos aseguran que el ayuno intermitente puede usarse con éxito para aumentar la masa muscular si se practica deporte durante el ayuno y después del entrenamiento se ingiere un plato rico en proteínas. Esto es debió a que el músculo capta los nutrientes de manera más eficientes tras un periodo de ayuno.
  6. Otros beneficios:
    1. Disminuye la frecuencia cardiaca en reposo, lo que ayuda al sistema cardiovascular a largo plazo. También aumenta la variabilidad de la frecuencia cardiaca.
    2. La reducción de carbohidratos permite que le cuerpo produzca menos insulina y disminuya la presión arterial.
    3. A nivel cognitivo mejora la coordinación motora y el procesamiento de información.
    4. Ayuda a regular la glucemia, los triglicéridos y el colesterol.

INCOVENIENTESY EFECTOS SECUNDARIOS DEL AYUNO INTERMITENTE:

  1. Frustración: Como pasa con todas las dietas, no hay milagro que las acompañe. Para ver los resultados tendrás que esperar un tiempo. Aquellas personas que desean o esperan resultados inmediatos tienden a frustrarse y abandonar.
  2. Molestias digestivas: sucede sobre todo al comienzo, hasta que el cuerpo y el metabolismo se acostumbran y se debe al repentino cambio alimenticio.
  3. Dolor de cabeza: puede darse sobre todo al comienzo y es debido a que durante el ayuno el cuerpo entra en estado de cetogénesis. Hay quien se acostumbra a tener dolor de cabeza constante y a quien se le pasa en cuanto se acostumbra a su nuevo estilo de vida.
  4. Insomio, fatiga o cansacio.

MODELOS O VARIANTES:

MÉTODO 16:8:

Una de las variantes favoritas por muchos, ya que puede ser fácilmente integrada en nuestro día a día. El periodo de ayuno es de 16 horas a lo largo del día. Durante las restantes 8 horas se permite comer de forma normal, sin excesos ni atracones, eso sí. Ideal para la gente a la que le cuesta o no está acostumbrada a desayunar. Es un método perfecto sobre todo para la gente que comienza, ya que la mayor parte del ayuno se produce durante la noche, mientras duermes.

Otra variante es la 18:6. Ésta es prácticamente igual, solo que el tiempo de ayuno es un poco más largo que en el anterior método.

¿Su funcionamiento?

Para realizar correctamente se debería realizar el ayuno 16:8 duante 4 ó 5 días a la semana y descansar durante el fin de semana.

EL PRINCIPIO DE LAS 4 HORAS:

Con éste método podrás comer cada cuatro horas (sin contar obviamente con las horas de sueño). Durante los periodos de ayuno el cuerpo comenzará a quemar grasas con facilidad ya que no se picotea entre las comidas.

¿Su funcionamiento?

Lo que los expertos recomiendan es que averigües en primer lugar cuáles son las comidas más importantes para ti y cuáles se ajustan más con tu estilo de vida. Intenta averiguar si necesitas preparar comidas más sustanciosas o si necesitas, por ejemplo, comer algo entre la comida y la cena. Una vez sepas que es lo que más se ajusta a ti, podrás practicarlo durante toda la semana.

MÉTODO 5:2 :

Es el método más estricto de todos. Con éste método el ayuno no se produce a lo largo del día si no a lo largo de la semana. Es decir, de los 7 días de la semana,  comes de manera habitual y 2 ayunas durante todo el día. Aunque es cierto que mucho expertos no recomiendan un ayuno total durante esos dos días, si no rebajar la ingesta calórica por debajo de las 100 calorías (entre 600 y 800).

Los días a elegir dependen de ti, aunque no es recomendable elegir dos días seguidos. También recomiendan controlar el día después del ayuno ya que, y sobre todo en los principiantes, puede darse una fuerte sensación de hambre y acabar dándose un atracón.

Durante los días de ayuno es necesario elegir con cuidado los alimentos a ingerir, centrándose sobre todo en carne magra, alimentos integrales y verduras.

LA DIETA DEL GUERRERO:

Como los grandes guerreros del pasado, éste método consiste en ayunar todo el día y realizar una gran comida por la noche. Aunque no hace falta que sea por la noche, en realidad puedes elegir la hora que prefieras y que más e convenga.

Éste método es una forma de vida para muchos atletas y culturistas. Se puede practicar todos los días de la semana sin disminuir el rendimiento y realizarla durante mucho tiempo.

CONSEJOS:

Lo más importante es tomar abundantes líquidos. Puede que el cuerpo pueda pasarse varios días sin comer sin consecuencias, pero no así con el agua. Si te decides a practicar el ayuno intermitente te rogamos que te tomes en serio la ingesta de líquidos.

Y, como siempre, deberás consultar a un médico, nutricionista o especialista en la materia.

¡Visita nuestra tienda de yoga online ! Y cotilléanos en Instagram Facebook.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Deja un comentario

Artículo añadido al carrito.
0 items - 0,00